El Juego


El juego actúa como un vehículo más para el logro de relaciones armónicas. No sin esfuerzo, ya que implica efectuar un trabajo de auto-conocimiento que nos permita superar la idea de que uno existe separado de los demás, lo que a su vez requeriría de un control del entorno, para que nuestras conductas no nos separen del otro y pueda así formarse un lazo interior, a veces inquebrantable, entre la parte y el todo.

Entre vivencias y realidad, entre ese mundo interior y universo personal, se establece un espacio, una distancia adaptativa que puede convertirse en un punto de partida de su propia iniciativa, de su fantasía creadora, de su compromiso lúdico, en definitiva, de su desarrollo interior. El contacto y el intercambio interactivo entre dos personas distintas nos brindan la posibilidad de construir un acuerdo relacional, que bien puede establecerse como hábito o como disposición para una nueva oportunidad de encuentro.

El compartir experiencias con otra persona es todo un aprendizaje y muchas veces resulta necesaria la capacidad de recuperación del juego que convive en cada uno de nosotros.

Experimentando posibilidades lúdicas, descubriendo su ritmo, su pulso sensorial incluso hasta en los límites que ofrecen el tiempo y el espacio, se pueden redescubrir otros ámbitos llenos de posibilidades creativas, a veces inimaginables.

Si consideramos que la actividad lúdica es básicamente una actitud de vivir en libertad, es precisamente esa actitud lo que determina su valor creativo. La creatividad contiene la realidad vital y vivencial del Ser y sólo es posible llegar a un pensamiento creador, haciéndolo.

Todas las personas necesitamos áreas de confianza para poder expresarnos y ejercer con libertad y espontaneidad nuestras potencialidades creadoras, y es el interés por el acto creativo el que nos conduce a realizar nuestro propio aprendizaje. Por eso la expresión es siempre acción, un hacer, un construir.

En todos los ámbitos necesitamos interactuar y relacionarnos con los otros, condición necesaria para que nuestra personalidad se desenvuelva e intente arribar a su plenitud. Nadie puede crecer y desarrollarse si no es a partir de un "nosotros" original desde el cual cada uno recorta su propia singularidad.

...

Yo juego...

¿Juegas?

6 apreciaciones:

La Maga | 19 de abril de 2010, 6:35

Triturando "yoes" ficticios, inauténticos y perturbadoramente ruidosos. Esos "yoes" tan identificables...tan ajenos a nosotras y a nuestra verdadera substancia

Partimos del "sí mismo" íntimo y mudo. La construcción original. El acallamiento.. Silencio de la mente y la soberbia. Es en esa disolución espacial de "personalidad" donde primero, permitimos que lo circundante se manifieste. No hay un "aquí"..no hay un "allí" , no hay separatividad. Todo nos "habla" cuando "callamos"

Principio del juego una vez "halladas" a nosotras mismas. Mutación de roles y "somos" porque el/la "otr@" exíste, a veces en confrontación, a veces consumándonos...construyéndonos
El "nosotr@s" nos construye con abandonos de "yoes" antiguos y una nueva disposición a autorizar que nos permitan completarnos en redescubrimientos. Cuando "somos" en par..surge "una", desconocida, que nos azora. Y ¡qué deleite marearnos en este nuevo descubrimiento! ¿Cuál límite podemos alcanzar?..Somos frágiles, asertivas, vulnerables, arraigables, fugadas, violentas, sensibles, histriónicas, reales.
Cuando todo cesa decimos: "Esta tambien soy yo". Un momento parcial de amnesia lúcida. Paradoja. Recordamos y olvidamos las reglas del juego.

Cuando amamos y somos amadas, jugamos y nos juegan y comprendemos "el gran juego" misteriosamente velado. Entendemos..y callamos..y volvemos a olvidar...y los ojos que nos miran son testigos de nuestra existencia cierta. Sin esos ojos que nos miran ¿somos?

Alson | 19 de abril de 2010, 14:35

Sí, desde hace 23 años y expandiendo.

Pao | 21 de abril de 2010, 13:47

"Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. / ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza / de polvo y tiempo y sueño y agonías?"
J.L.B.

Gordo puto, amén | 21 de abril de 2010, 22:31

El final me hizo recordar una vieja canción (creo que rasguido doble) de Zini:
"Que lindo que es tender siempre la mano y saber que es posible la amistad. Que lindo procurar para mi hermano, lo mismo que procuro yo alcanzar. Que lindo que es morirse con los otros, detrás d elo inhumano de un jornal. Que lindo que es perderse en el nosotros del pueblo, que es la única verdad."

Un beso,
Franco

Aanafilaxia | 22 de abril de 2010, 8:43

I like games ;)

Mi | 26 de abril de 2010, 20:06

Juego..:
-apostamos? cual es el minimo?
-Donde es el juego? (depende en el contexto), con quien voy a interactuar?
-de seduccion?
-Individual o grupal?

"la actividad Ludica" tienes razon es solo una actitud.

siempre hay un: qué?,quien? como?, donde?, por qué?